No voy a describir el momento preciso en el que se me ocurrió escribir sobre este tema, sí la sensación: las sábanas se sentían como un bloque de hormigón sobre mi cuerpito casi inerte, sabía que debía levantarme, pero las piernas me pesaban 50Kg cada una, y mi abdomen se negaba a abandonar la forma de bolita.

Por la ventana entraba un solazo que invitaba a salir a donde sea, pero yo no me podía ni mover. ¿O sí? Cuando no tenía pareja, ¿era igual? ¿Cuáles son nuestras reglas de singles y en pareja frente a esta incomodidad mensual? Planteé algunas situaciones para aclararme…

EL GYM

De single

“Ay, me vino la regla. ¡Apa, a demostrarle al mundo que el sexo débil no existe! 1, 2, 3, go!”

 

En pareja

­—Me siento débil… Yo re iría al gym, amor, pero no puedo. ¿Me hacés un té…? ¿Amor…? ¡AMORRRR! ¡Que me hagas un té! ¡Me siento mal!

FRENTE A LOS DULCES

De single

“Qué ganas de chocolate… ¡Sí! ¡Me queda una barrita Special K! Le voy a quitar algunas pepitas, tampoco vamos a abusar.

 

En pareja

“¿Un Snickers no engorda tanto no? O sea que me puedo comer otro…”

SALIDA CON AMIGAS

De single

—Chicas, creo que me vino… Voy un momento al baño. ¿Me piden un gin tonic? ¡Uuuuhhh!

 

En pareja

Yo: Hola chicas, me vino hoy… me quedo en casa viendo una peli. ¿Nos vemos mañana? ¡Podemos ir a desayunar juntas! 🙂

EL SEXO

De single

“Uy, justo quedé con él y me vino… ¡Creo que me voy a comprar una de esas esponjitas del sex shop! Ouhhh yeah! Love is in the air ♪♪… ”

 

En pareja

—¿Amor, venís a la cama? ¡Pero no me toques! Quiero mimos, contención y para vos todo es sexo. Lo sabía, nuestra relación no tiene futuro, no nos entendemos… Ay, pero no te levantes… ¡Te amo! ¿Me hacés un té?

¿De verdad que la pareja da estabilidad? ¿O confundimos estabilidad con sedentarismo? ¿Somos más fuertes cuando estamos solas? ¿O es que queremos reafirmarnos en nuestra independencia? Quizás deberíamos exigirnos menos cuando estamos solas y un poco más en pareja… Quizás me vaya a comprar un Snickers… O quizás vaya al gym… Uyyy… Además de la panza ahora me duele la cabeza. Un Snickers, Body Combat y no me cuestiono más nada. Eso sí, a la vuelta me tiro en la cama con cara de sufrimiento hasta que mi novio me haga un té.

4